Despedida y cierre para la ingeniería textil en Béjar

Conserva el acento meloso de su isla, Tenerife, y una amplia sonrisa que se trajo puesta en el verano de 2011, cuando aterrizó en Béjar por primera vez para estudiar Ingeniería Textil. Una vez entregado su trabajo fin de grado sobre tejidos inteligentes, repasa los seis años en la ciudad con palabras de agradecimiento a sus profesores, a la escuela y a todas las personas que la han ayudado a completar la carrera que, paradójicamente, ...