Periodismo con subtítulos

Primer movimiento: El Ayuntamiento de Madrid anuncia la creación de una página web donde explicar informaciones en los que ellos son el sujeto principal, publicadas en los medios con contenidos o enfoques que consideran poco exactos o directamente erróneos.

Segundo movimiento: La oposición municipal aprovecha el culebrón veraniego para salir a denunciar lo malo de la idea, que atenta contra la libertad de expresión.

Tercer movimiento: Destacados periodistas, encabezados por la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), anuncian su disconformidad y piden su retirada ya que “puede crear animadversión hacia los medios y los periodistas”.

 

No voy a entrar en la campaña de descrédito general que algunos medios pusieron en marcha al día siguiente de las elecciones europeas contra Podemos. Lo explica muy bien mi compañero Chema González en este post, que sigue igual de vigente 14 meses después. Cada periódico, radio, cadena de televisión o la prensa digital tiene el derecho a adoptar la postura editorial que consideren conveniente no solo ante un partido político y sus dirigentes, sino ante las instituciones en las que gobiernan. El formidable esfuerzo informativo de algunos periodistas nos ha aportado información relevante, como las actividades de consultoría de Juan Carlos Monedero en Venezuela, menudeo del tipo de la beca de Errejón en la Universidad de Málaga o boutades como el parentesco de Ramón Espinar con un peculiar ujier del Senado.

De este tema me preocupa sobre todo la reacción eléctrica de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) a la que pertenezco, que ve “un halo de censura” en Madrid Versión Original, que así se llama el invento de la oficina de prensa de Manuela Carmena para difundir su versión sobre informaciones publicadas sobre el ayuntamiento.

¿De verdad que la creación de un blog editado por los miembros del gabinete de prensa del ayuntamiento (por cierto, tan periodistas como los que trabajan en los medios) puede percibirse como un ataque a la libertad de expresión? ¿Cómo puede decirse que la ausencia de comentarios en esa web sea un claro ejemplo de censura? ¿Y a quién se le ocurre preguntar sobre el coste económico de un blog editado con wordpress?

Viñeta

Viñeta de Manel publicada en El Diario.es

Soy un enamorado del periodismo, y por eso me gusta defender su profesionalización como garantía de la información libre y auténtica, elaborada a partir de criterios establecidos y acordados entre todos, supervisados por organizaciones capaces de analizar, corregir e incluso sancionar actividades que vulneran la independencia y el rigor con que debemos acometer cada información.

Lo que no me gusta es el corporativismo de colegueo mal entendido. La defensa a ultranza del colectivo ante cualquier intento de las entidades (administraciones públicas, empresas, organizaciones sin ánimo de lucro) por aprovechar las ventajas de la comunicación global para dar a conocer su versión de lo que pasa. El cierre de filas pretoriano frente a un panorama informativo que ha cambiado muy deprisa y en el que la prensa ha perdido el monopolio de la información de masas.

Me preocupa, porque la profesión tal y como la conocemos está, de verdad, en juego. Hay muchos compañeros a los que el futuro les ha pasado a toda velocidad junto a su mesa de redacción y no se han enterado. El cierre de medios tradicionales, la crisis del mercado publicitario, y la aparición de eso que se llama periodismo ciudadano y de las redes sociales ha pillado a media profesión mirando un teletipo, y antes de que llegaran al final el edificio que sustentaba el periodismo tradicional se ha caído por los cuatro costados, dejando ver un espacio nuevo en el que las fuentes informativas disponen de poderosísimas herramientas para ponerse en contacto con los ciudadanos, sin necesidad de que medie la prensa.

Ahora el peligro se llama Madrid Versión Original: Un blog en el que hay colgadas cinco entradas con referencias a informaciones del propio ayuntamiento. Esto se parece a una peli de ciencia ficción, y estamos disparando a un ratón de campo mientras Alien se acerca por detrás.

No entiendo nada. Igual poniendo los subtítulos me entero de algo.

Ahora el peligro se llama Madrid Versión Original: Un blog en el que hay colgadas cinco entradas con referencias a informaciones del propio ayuntamiento”

firmacoll

7
3 Comments

Puedes dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *