Gravity

El pasado 2 de marzo se entregaron en Los Ángeles los Óscar de Hollywood. Siete de las estatuas doradas fueron para Gravity, una película del director mexicano Alfonso Cuarón que ganó, entre otros, el premio a los mejores efectos especiales.

Formando parte del equipo técnico que hizo esos efectos especiales está el bejarano José Antonio Martín.

En menos de un mes cumplirá 29 años. Aficionado desde pequeño a los ordenadores, estudió Informática en la Universidad de Salamanca. Primero la carrera, después un postgrado. Luego un máster.

Hace tres años hizo el hatillo y se fue a Londres, donde trabaja en una multinacional que se dedica a desarrollar animaciones en 3 dimensiones para el cine.

Gravity cuenta la historia de una odisea digital. La de una astronauta perdida en el espacio que trata de regresar a la Tierra. En la mayoría de las escenas los trajes que usa la protagonista no son reales, están recreados por ordenador.

A eso se ha dedicado José Antonio durante unos cuantos meses. A fabricar con lenguajes de programación y algoritmos matemáticos guantes, mangas, cuellos y puños. Con la laboriosidad de un tejedor y la precisión de un sastre. Un obrero textil sin tela y sin telar. Se rió cuando se lo dijeron hace unos días, con motivo de una entrevista.

Esa tarea llevó a José Antonio a colaborar en algunos momentos con Juan Luis Sánchez, un físico de nombre español y acento británico que también ha trabajado en los efectos especiales de Gravity, y por tanto integrante del equipo que ha ganado el Óscar. La casualidad hizo que entraran en contacto, reconociendo por los nombres y los acentos un origen más estrecho de lo que ambos imaginaban: la familia de Juan Luis es de El Tejado de Béjar, pueblo que visita con frecuencia.

Hay en esta historia algo de azar, y mucho de esfuerzo. El que nace del estudio, del interés por seguir aprendiendo, de dejar la casa propia para emigrar con el patrimonio más importante que un joven puede exhibir: la preparación. El viaje de José Antonio lo hacen a diario decenas de miembros de la generación española mejor preparada. En un mundo en el que las fronteras las echa abajo el dinero, el ingenio se busca allí donde nace y se desarrolla.

Que dos paisanos estén entre los ganadores de los premios más importantes de la industria del cine es una feliz coincidencia y una alegría. Que al menos uno esté trabajando en otro país porque el nuestro no es capaz de retener el talento, motivo de preocupación.

Y que un bejarano se gane la vida tejiendo con un ordenador prendas que solo se usan en la ficción es la paradoja que completa esta historia.

Gravity, se titula. No dejen de verla si tienen oportunidad.

Que un bejarano se gane la vida tejiendo con un ordenador prendas que solo se usan en la ficción es la paradoja que completa esta historia”

 

Publicado en Béjar en Madrid en abril de 2014.

firmacoll

 

0

No hay comentarios

Puedes dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.