El día en que la prensa internacional se interesó por Béjar

¿Hay alguien que dude de que los medios de comunicación son el mejor mecanismo para darse a conocer? Aún hoy, cuando han perdido el monopolio de los canales por los que circulan las noticias, su poder es tan grande como para introducir en todos los hogares el nombre de un pueblo recóndito en el que ha tenido lugar una información relevante, con la misma facilidad con la que pueden olvidarse de ello en un plazo de horas. Son los que marcan la agenda de los políticos. Los que hacen posible el estremecimiento o la alegría de millones de personas. Los que escriben la historia moderna, y los guardianes de la reciente.

Una localidad como Béjar no es motivo de interés informativo fuera del ámbito nacional salvo ocasiones muy puntuales, relacionadas con un suceso o una información curiosa. Y sin embargo, hace un siglo y medio el nombre de esta ciudad apareció impreso en diarios de Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña e incluso Australia, en algunos casos siendo objeto de llamativos titulares. ¿Qué fue lo que motivó semejante interés?

Charleston

Charleston Daily News

En la década de 1860 Béjar vivió los mejores años de la primera edad de oro de la industria textil. Con una población en alza, superior a los 10.000 habitantes, numerosas fábricas de tejidos y otras industrias repartidas por toda la ciudad, la moderna Escuela de Enseñanza Industrial, un segundo puente sobre el río, el recién estrenado telégrafo y la promesa del tren y de la electricidad… Era la imagen de una España que se asomaba a la modernidad y que, por lo tanto, demandaba un marco político y social que se ajustara a un tiempo nuevo en el que la burguesía había ganado la partida a la nobleza, y en la que las clases trabajadoras reivindicaban un papel determinante no solo en los procesos de producción, sino también en el gobierno del país.

En ese contexto, los sucesos revolucionarios de 1868, en los que Béjar jugó un papel muy destacado que ha sido estudiado parcialmente [1], generaron una historia singular que tuvo su hueco a la prensa internacional.

En la década de 1860 Béjar vivió los mejores años de la primera edad de oro de la industria textil”

De manera resumida, el levantamiento de los bejaranos en armas y su enfrentamiento con las tropas de Isabel II, a las que vencieron el 28 de septiembre en condiciones adversas (300 milicianos locales capitaneados por un polaco llamado Fronsky frente a unos 1.500 soldados realistas) pusieron a Béjar en boca de toda España[2]. La noticia de aquellos sucesos puede encontrarse con facilidad en la práctica totalidad de los diarios nacionales de la época, desde el muy leído La Correspondencia de España al progresista La Iberia o El Museo Universal, que le dedicó un cuidadoso grabado.

Estos sucesos se producen en un momento relevante para la prensa en todo el mundo, que acababa de estrenar el concepto de globalización con la expansión del telégrafo y la consolidación de los cables submarinos, que permitieron transmitir noticias intercontinentales en unas horas.

Liverpool

Liverpool Mercury

De esa forma, y al abrigo del interés por el movimiento revolucionario que vive toda España, el Daily Evening Telegraph de Filadelfia (EEUU) ya menciona a Béjar en una información del mismo 28 de septiembre sobre los levantamientos en varias ciudades, y también lo hace el Birmingham Daily Gazette de Gran Bretaña. Pero más llamativo resulta lo publicado ese mismo día por el también británico Liverpool Mercury que, citando entre otras fuentes a la Agencia Reuters y a La Gaceta de Madrid, describe cómo “los ciudadanos de Béjar han construido armas fundiendo las campanas de las iglesias, y han rechazado dos veces el asalto de las tropas gubernamentales”.[3] Lo que no deja de resultar doblemente increíble si se tiene en cuenta que el enfrentamiento armado se produjo ese mismo día 28 y que los cañones se construyeron usando material reciclado de una fábrica.

Estos sucesos se producen en un momento relevante para la prensa en todo el mundo, con la expansión del telégrafo y la consolidación de los cables submarinos”

El rosario de citas a Béjar continúa en las descripciones de otros periódicos como el francés Le Galois, el 29 de septiembre, o los norteamericanos Charlestown Daily News y Edgefield Advertiser, todos ellos citando a la ciudad entre las sublevadas.

Pero a partir del mes de octubre y hasta principios de 1869 aparecen nuevas historias en torno a lo sucedido en Béjar, y más en particular al fusilamiento de un grupo de bejaranos en las proximidades del Puente Viejo al término del enfrentamiento armado. Se trataba de paisanos que no intervinieron en el combate y que, sorprendidos en sus viviendas de La Corredera y la actual Calle de la Libertad, fueron violentados por las tropas isabelinas, provocando la muerte de una treintena de ellos, numerosos heridos y el saqueo de varias casas[4].

Así, el inglés Cheltenham Looker-On da cuenta el 24 de octubre de la detención de un capitán del Ejército en Madrid por los sucesos de Béjar[5], y seis días después es el London Daily News el que se hace eco del donativo que los duques de Montpensier enviaron a la ciudad para socorrer a las familias de las víctimas [6]. Pero el caso más llamativo es el aparecido unas semanas después en los Estados Unidos.

Minnesota

Minnesota Star Zeitung

Un periódico de Minnesota que se publicaba para los emigrantes alemanes en aquel estado, el Minnesota Start Zeitung (editado íntegramente en alemán) le dedicó una noticia a lo ocurrido en nuestra ciudad bajo el título “Espantoso enfrentamiento callejero en Béjar”[7]:

España puede decir que ha tenido especial suerte de que no se haya producido una lucha general entre las tropas reales y la población. Los detalles sobre los enfrentamientos callejeros en Béjar nos proporcionan una imagen de lo que hubiera podido ocurrir.

Béjar, una ciudad de 10.000 habitantes en un fértil valle de la provincia de Salamanca, tiene una gran fábrica de textil cuyos trabajadores se habían insurreccionado. Una parte de la ciudad estuvo durante seis horas en poder de las tropas dirigidas por el brigadier Nanetti. Los soldados mataron a ancianos, mujeres y niños. Incluso un soldado ensartó a un bebé que había arrancado de los brazos de su madre y llevó a la víctima de su venganza clavada en su bayoneta por las calles. Otro soldado mató a la madre. Se puso en marcha una investigación contra Nanetti.

Lo curioso de esta noticia es que en párrafos posteriores mezcla los sucesos de Béjar con otros ocurridos en Madrid, en una confusión notable que podría achacarse a que el cajista que componía los textos no supiera alemán y enredó distintos relatos, o simplemente a un fallo editorial.

Siguieron publicándose informaciones relativas a la situación política de Béjar en periódicos extranjeros durante varios años”

Menos de tres meses después, en enero de 1869, el Sidney Morning Herald publicaba un relato sobre la situación en España describiendo la curiosa peripecia del capitán “Don André de Montemayor”, que participó en el asalto a Béjar y que fue reconocido en las calles de Madrid por uno de los soldados que estuvo bajo su mando, y que de inmediato lo denunció a las milicias locales. Sorprendido en la pensión en la que se hospedaba, el militar huyó por el balcón, pero fue detenido y entregado en el Ministerio de la Gobernación[8].

Siguieron publicándose informaciones relativas a la situación política de Béjar en periódicos extranjeros durante varios años, lo que deja clara la importancia de la ciudad en el contexto político de aquel momento.

En el convulso siglo XIX, en el que se sucedieron movimientos revolucionarios plasmados en descripciones memorables como las recogidas en Los Miserables de Víctor Hugo, Béjar tuvo unas líneas en la historia mundial. Así lo atestiguan estas y otras noticias que la digitalización de las hemerotecas permiten rescatar hoy desde cualquier ordenador, y que invitan a la reflexión respecto a un pasaje de nuestro pasado al que a menudo se le da poco valor, y sobre el que conviene echar la vista atrás, a tres años vista del 150 aniversario de la efeméride.

 

Publicado en la Revista de Fiestas de la Cámara de Comercio e Industria de Béjar en septiembre de 2015.

firmacoll

[1] Sobre este tema es interesante la aportación de Gregorio de la Fuente en el capítulo La toma de poder: Pronunciamientos y Alzamientos en Los revolucionarios de 1868. (Editorial Marcial Pons, 2000)

[2] Un buen análisis en clave local puede encontrarse en el trabajo de Antonio Avilés en el número 15 de la Revista de Estudios Bejaranos con el título Un acercamiento a la Revolución de 1868 en Béjar. El texto sirvió de base para esta entrada del blog de Carmen Cascón.

[3] The Liverpool Mercury, 28 de septiembre de 1868. Página 7.

[4] Los nombres de estas personas aparecen en una de las placas que el Ayuntamiento de Béjar dispuso en lo que fue la Puerta de la Villa o de Ávila.

[5] Cheltenham Looker-On, 24 de octubre de 1868. Página 678.

[6] London Daily News, 30 de octubre de 1868. Página 3

[7] Minnesota Start Zeitung, 19 de octubre de 1868, página 4

[8] Sidney Morning Herald, 8 de enero de 1869, página 6

4
2 Comments
  • higinio hernandez gomez
    enero 4, 2016

    magnifico reportage sobre esas mujeres que tubieron la voluntad y el corage para poder vivir de su travajo y dar el salto de la emigracion mas o menos tengo el mismo recorrido pues en el ano 64 mis padres emigaron con toda la familia de bejar hacia francia exantamente a roubaix

    • Ignacio Coll
      enero 11, 2016

      Estimado Higinio, gracias por tus palabras, pero creo que van dirigidas a otro artículo que no está en mi página, el de las bejaranas que emigraron a Alemania en los 60. Un abrazo de un paisano!
      Ignacio

Puedes dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *