Altamira: Ciencia frente a creencia

Altamira, la película estrenada hace unas semanas con Antonio Banderas a la cabeza del reparto, sigue en la cartelera de más de 80 cines en toda España. Es una buena noticia para la cultura, y también para la ciencia.

Hace unos años se puso de moda una afirmación esgrimida con alegría por los más fervorosos divulgadores científicos: Sin ciencia no hay cultura. De hecho ese fue el título de un congreso celebrado en el CSIC en el que tuve la ocasión de participar.

Pero lo cierto es que la cultura, o más concretamente la industria cultural, no ha tenido mucho en cuenta a la ciencia a la hora de poner en marcha proyectos atractivos. En el caso del cine son contadas las películas españolas en las que se aborda la ciencia como eje principal de los guiones. Ágora, firmada por Alejandro Amenábar en 2009 ha sido la más reciente excepción. Y ahora acaba de llegar Altamira.

La industria cultural, no ha tenido mucho en cuenta a la ciencia a la hora de poner en marcha proyectos atractivos”

La película se construye a partir de un patrón que tiene las de ganar: la historia de un luchador enamorado de una pasión (la ciencia) al que se presenta como un náufrago con una manzana en la boca rodeado de tiburones a la hora de la cena. Banderas interpreta a Marcelino Sanz de Sautuola, un acaudalado terrateniente santanderino aficionado a la historia natural que descubre, en compañía de su hija, las pinturas rupestres de Altamira. A lo largo de la película se cuenta su historia completa de las vicisitudes que acompañaron a la defensa del descubrimiento como uno de los mayores hitos de su tiempo en el conocimiento de la prehistoria.

Sanz_de_Sautuola

Marcelino Sanz de Sautuola (Foto: Wikipedia)

Hay dos aspectos de la película que me llamaron la atención: El primero es la lucha que ciencia y creencia libraron durante la segunda mitad del siglo XIX (y una parte del XX en el caso de España) en el momento en el que el conocimiento científico se impuso a la religión como instrumento fundamental para explicar el universo y todos sus elementos. El segundo, que resulta un argumento menor en la cinta, es la relación entre los científicos profesionales y los aficionados.

Ese pulso entre la religión y la sociedad más conservadora frente a la ciencia y los defensores del progreso es una de las características que cierra el ciclo iniciado en la Ilustración, y que muestra su cara más áspera en el momento en el que las tesis de Charles Darwin sobre el origen de las especies son aceptadas por el grueso de la ciencia internacional.

La reacción del poder espiritual frente al tsunami que venía a remover más de mil años de historia sobre la que se sentaban sus principios estuvo a la altura de lo esperado. Puede apreciarse en la película a nivel local, no solo a partir de la posición de la Iglesia respecto a la propuesta del descubridor de Altamira, sino en su propia familia, en la que el péndulo entre ciencia y creencia bascula del uno al otro lado del matrimonio. Se trata de un proceso que se dio, con más o menos peculiaridades, en todo el mundo occidental, desde la pujante Inglaterra victoriana hasta la España en la que un siglo de enfrentamientos y guerras civiles terminó dejando al país en la casilla de salida del atraso y la miseria, a las puertas del siglo XX.

Una de las figuras nacionales que mejor refleja lo tremendo de ese pulso fue Odón de Buen, pionero de la oceanografía en España acosado por defender las tesis de Darwin, de cuya figura escribió una interesante biografía Antonio Calvo Roy.

Altamira-758108871-large

Ese es el hilo argumental de Altamira, aunque para mi gusto el casting ponga en aprietos la credibilidad de la autoridad eclesiástica y de la mujer de Sanz de Sautuola. La historia se mueve al compás de esos enfrentamientos, que dejan solo al protagonista. En su descenso a los infiernos, un segundo frente le da la puntilla: la comunidad científica internacional, acaudillada por el francés Cartailhac, cuestionó la credibilidad de las pinturas. Pasaron más de 20 años hasta que la sombra del fraude desapareció, dejando al mundo boquiabierto ante el milagro de las manadas pétreas de la cueva. A esas alturas, su descubridor ya había muerto.

Esa inmutabilidad del establishment científico de la época resulta interesante, sobre todo porque la ciencia, también hoy, vive en la permanente contradicción de satanizar casi por principio cualquier propuesta que no se ajuste a los cánones dictados por las autoridades del área correspondiente. De esa forma se destapan algunos fraudes, pero también se ahoga la creatividad de quienes se atreven a vislumbrar más allá de las fronteras del conocimiento.

Con todos sus matices, Altamira resulta una interesante aportación al cine español, en el que la ciencia parece que solo tiene cabida en forma de ficción. Hay otras grandes historias asociadas a investigadores con vidas y trabajos tan laboriosos y fascinantes como los del descubridor de los míticos bisontes. Se me ocurren las peripecias de Isaac Peral  y Leonardo Torres Quevedo, por no irnos muy lejos. Están pidiendo un guión a gritos.

Pasaron más de 20 años hasta que la sombra del fraude desapareció, dejando al mundo boquiabierto ante el milagro de las manadas pétreas de la cueva”


firmacoll

 

 

2
2 Comentarios
  • Balada
    diciembre 6, 2018

    Mis felicitaciones al redactor del artículo

    • Ignacio Coll
      diciembre 6, 2018

      Gracias. Me alegro de que te haya gustado.

Puedes dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.