El tránsito (im)posible del periodismo a la política

Los pasillos del poder son más estrechos de lo que pudiera pensarse. Tanto, que quienes transitan por ellos se rozan con frecuencia. Chocan, se dan toques en el hombro, estrechan sus manos. Incluso se roban la cartera con cierta cordialidad. Así ocurre en el Congreso de los Diputados, pero también en parlamentos autonómicos, ayuntamientos, diputaciones y, en general, en corredores por los que vienen y van políticos que se entremezclan con oficinistas, ujieres, asesores y ...